sábado, 5 de julio de 2014

raíces a la vista

un mar náufrago
un barco que se hunde sin pasajeros
luz oscura bajo agua
los peces han venido a contarme
el secreto de sus escamas
ven al tesoro descubierto de mis entrañas
cuanto más cavas
mayores superficies encuentras
una absurda lucidez
envuelve a la piedra hasta el lecho
imagino qué sentirá el árbol cuando nada
raíces a la vista
llegaré hecha bordes de navío alfarero
tengo unas manos pendientes
contra mi cuerpo plagado de muelles
un mar nauta
un barco que aflora sin peso

domingo, 25 de mayo de 2014

cuerdas vitales

con pena pero cantando vengo
si la canción no es de nadie
entonces será mía
me la coloco en las cuerdas vitales
para invocar música de glicinas
el canto de los azahares en flor
la pena se desnuda en el pentagrama
tararea las notas del bosque
zumbidos y escamas llenan de infancia
la rayuela donde ruedo 
crepúsculo de barco
guitarra de gusanos de seda
admirada isla de náufrago
tejiendo la pena con textura
oruga brota en ovillo
me abarca un pergamino de animal rojo
pandereta en busca del sentido
tristeza de piedra hasta la savia
acabados los atajos tengo el signo
melodías corporales en tanto
con pena pero cantando vengo

miércoles, 2 de abril de 2014

oda al arabesco

cardumen de pájaros
en vuelo acuático
enjambre de epitelio
a nado sincronizado
buscan el huevo en la oda al arabesco
yo misma me transformo
en bosque de bajo fondo
yo también me arranco escamas
a velocidad crucero
yo sola me arrojo plumas
de anzuelo en picada
entonces escucho el canto sin fin
en esta argamasa latente
y compruebo cómo arder
en agua muerta trae aire vivo
para bálsamo de ruiseñores 

lunes, 30 de septiembre de 2013

el jardín

en esta soledad feroz
siento próximo el jardín
el llamado púrpura de las glicinas
mis ojos de marfil ensimismado
la tierra húmeda de la lluvia
el fruto débil del recuerdo
los pasos inmóviles de la araña
el pequeño trueno arrancado
de las fauces de una cueva
el gemido letárgico de la noche
la infancia desempolvada de tiempo

lunes, 13 de mayo de 2013

266 días: Palabras finales

Amigos y seguidores: Ya he escrito y publicado el último poema que integra mi proyecto de escritura 266 días dando punto final a un proceso largo pero fecundo. Debo decir que me siento muy contenta por haber cerrado el ciclo, ya que la vida está llena de vicisitudes que muchas veces lo hicieron peligrar. Espero que ahora que el libro, por llamarlo de algún modo, está finalizado lo puedan apreciar en su conjunto y vean las distintas posibilidades que se han tejido en estos meses fructíferos. ¡Muchas gracias por el apoyo, la paciencia, los comentarios! Sin ustedes no habría sido posible. Fuerte abrazo y mucha poesía para todos.

día 266, 266 días

final en el comienzo
el movimiento desenvuelve el estuche inquieto
la mudanza del cuerpo 
la cuerda habitada en vuelo 
la lumbre del asombro
el encuentro luminoso
lleno de blanca puntería exacta
la materia de la antorcha
me convoca por un camino curvo
hasta la recta del cordel de fuego
mis manos encienden la madrugada
no quedan espacios para la umbría
los frutos del poema tienen la boca abierta
el escenario de la sangre vive
el canto del tiempo late
la eclosión de la ninfa 
sobre las alas de la mariposa
comienzo en el final

domingo, 12 de mayo de 2013

día 265, 266 días

percibo el remolino épico
el vórtice que hacia mí se desplaza
el ancho fluido en la cavidad que me recibe
cantaré el refugio cuando salga de lo hondo
entonces el árbol tendrá sentido
las hojas escribirán el silencio
mi volumen ocupará el jardín
los minutos ya no regresarán a la cuenta
los dados jamás le darán un golpe al azar

sábado, 11 de mayo de 2013

día 264, 266 días

iré a la búsqueda del trueno que no me ve
en la tormenta que existe
dentro del agua quieta
se hará astillas el espejo
hasta que encuentre mi imagen
encadenada a la pupa de blanda dureza
me descubro dulcemente fundida

viernes, 10 de mayo de 2013

día 263, 266 días

el insecto alabeado
canta cóncavo para que el sonido
converja en sus mínimos remos helicoidales
mientras tanto estoy convexa
en esta espiral de borde curvado sinfín
tengo listo el pulso de aire
en la aeronave de mi cabeza

jueves, 9 de mayo de 2013

día 262, 266 días

una casa de peces
unas paredes de escamas
unas ventanas de agallas
capturo la lejanía 
con el catalejo de la crisálida
veo a través del ombligo
un cordón vivo que irrumpe
siento el mar tapado de claraboyas