sábado, 11 de agosto de 2012

Flashes en crochet y cortes

Fue en esos puntos
cosidos con los dientes
-rosetas de maíz-
-caramelo soplado-
-pómulos de manzana-
que respiré un aire
lleno de infiltraciones

espías desde la
abeja, becerro, camello

agentes desde la
daga, espada, fusil

contraespionaje de
girasoles, heliotropos, incienso.

Fui de ascenso en ascenso,
perseguida y persiguiendo.

Pero descendí jugando
con círculos de humo,
-algodón azucarado-
-maní en bolsas-
-chocolatines blancos-

Fue secante el rocío
en mis mejillas de cielo convexo
y seguí contando
letras porque los números
estaban boca abajo.

Fue en esos trazos
pintados con asombro
-calesita embrionaria-
-puzzle giratorio-
-hamaca ciliar-

que ahuequé un
costado ausente
de oxígeno

y vi
-soldaditos de plomo-
-Pinocho desnudo-
-Aladino en trance-

rebosarse, henchirse
ese vacío

y sentí
-Hada Madrina-
-Peter Pan-
-Sirenita-

que una filmación
borraba
bordes de espuma

y seguí contando
letras
porque olvidé
palabras
pero ¡qué sorpresa!

fue reencontrarlas
cuando descosí
el dobladillo
de mi espalda 

2 comentarios:

Ignacio Fernández de Palleja dijo...

Muy lindo.

Paula Einöder dijo...

Un poema de la infancia, una escritura que recuerda el futuro del pasado, nada se pierde. Abrazo.