lunes, 8 de abril de 2013

día 231, 266 días

tengo la cáscara de mi carne ramosa y áspera
como un membrillo erizado
como una hebra rugosa
la carne de mi cáscara
como un acueducto dulce
como un ovillo de peces que esquila los mares
enredada de escamas
me despeinan las ovejas
en este sopor lúcido

1 comentario:

Ignacio Fernández de Palleja dijo...

En el instante en que abría tu blog acababa de masticar un pedazo de dulce de membrillo.