domingo, 13 de diciembre de 2009

Physis

Me voy rodeando de tallos enormes, verdes-quiero

Las raíces del suelo se escapan para decirme

sus subterráneos anhelos

Yo apoyo mi cuerpo contra la tierra para que devoren

los gusanos mi estructura porosa y compartimentada

Les pido a los insectos menos culpa para enfrentarme

y me cae un rocío abierto sobre el cuerpo

-es una lluvia de significados-

Toco los pétalos gigantes, de seda al tacto

y quiero derretirme mientras giro y giro

en esta celebración del encuentro

3 comentarios:

Gustavo Esmoris dijo...

Qué lindo, Paula!!

José Legaspi dijo...

Tiene, espero no resultar ofensivo (busco las palabras adecuadas...) un fuerte componente sensual y sexual...
te ofreces a los gusanos, no hay resistencia, ni asco, hay un tránsito suave, dulce, con cierta ajenidad...
La vorágine final del giro, giro, me transporta a una exaltación de ese momento, diría que casi un orgasmo final...
Me encantó !! escribís muy bien, con vuelo, con una medida adjetivación, con imágenes contundentes por su plástica, su ritmo, (probablemente no descubro con esto la pólvora ni la imprenta, soy consciente de que esto lo debes escuchar de continuo) es lo que siento, y fiel conmigo mismo, debo expresarlo

Paula Einöder dijo...

Gracias por los comentarios! No me canso de repetirlo, ¿qué más quiere un escritor que saber las reacciones y los sentimientos que despierta su escritura en los demás?
Nunca me cansaré de recibir sus opiniones! Fuerte abrazo!