domingo, 5 de mayo de 2013

día 258, 266 días

con pies bulbosos de tanto pensar
crezco bajo los lirios
cubierta de rizomas
subiré por la escalera tejida
hacia un mundo de aire
el viaje de las escamas
se olvida de memoria

2 comentarios:

Edgardo Cianciarulo dijo...

deja los pies donde están
no se permiten
ni bulbos
ni escamas
ni plumas
desde mi cuerpo han surgido alas de cuero
mis tímpanos son corazones que te buscan
como hace un tiempo
mis dientes habían escarbado tu carne vegetal
hasta llegar al aire y apropiarme del vuelo

MARA dijo...

"el viaje de las escamas
se olvida de memoria"

A lo largo de casi un año, nos has regalado de manera diaria, porfiada, pertinaz, siempre aguda, tu invalorable trabajo con, por, entre, sobre, desde la palabra...Te agradezco muchísimo esa entrega, a casi una semana de "finalizar" tu viaje: final-comienzo porque, como todas las "oposiciones" que has "deconstruido" en tu viaje poético, ésta es una más, tal vez la principal. Porque final y comienzo se tocan, se deconstruyen como la "memoria y el olvido" Bellos esos dos versos finales, que tomo como ejemplo de lo antes dicho. Ese viaje que fue, además, siempre "rizomático": en todas las direcciones, con las ilimitadas relaciones que establecen las palabras, como las escamas... Muchas gracias por tanta belleza, querida amiga. Abrazo grande!
María Vidal