viernes, 25 de marzo de 2011

dulce y dolorosa espera

en donde empieza este verso

veo las encrucijadas que se han tejido

con la paciencia de Penélope

así te esperaré

amarraré mis agujas de opaco acero

dejaré mi tejido anclado

no visitaré mares lejanos

ni surcaré campos en flor

así te esperaré

destejeré y volveré a tejer el mismo sueño

si pierdo el punto

empezaré una y otra vez

hasta que el tejido tome la forma de tu rostro

y luego lo destejeré una, dos, tres

todas las veces

para que un día

inesperado

cuando regreses

tengas todo el calor acumulado en mi vientre

y me tejas y destejas

una y otra vez

una y otra vez

una y otra vez

3 comentarios:

Carqueja dijo...

la continuidad de la hebra
el bucle del punto, sin puntos
mantras de la espera,
esféricas de la ilusión.

Su dijo...

carruaje de almendras
relojeras damas
canta el reloj y tictaquea el alma

laura inés dijo...

laura inés dijo...
en la telaraña se teje el único instante del tiempo, siempre regresa fuera del péndulo y sin predicciones, siempre es ya que está siendo, y existe una profunda belleza que subyace en los párpados de la sombra,la que nace de toda oscuridad fortifica y resplandece,como tu poesía de vientre tibio que trabaja sutilmente la paciencia.