sábado, 12 de junio de 2010

trueno

me caí en el trueno

nací espantada

aún sufro convulsiones

cuando la lluvia empieza desde atrás

tengo todos los tics

de los que sienten en crudo

con la piel descosida

ando a los tumbos

no doy dos pasos sin sentir

mi vulnerable diapasón temblando

el peso de mis pesados pensamientos

el plomo de días y noches

el irme quedando

en este contrapunto

de lluvia y tormenta

de suavidad y dureza

soy de las que se levantan sin andar

doy pasos de nada

caigo una y otra vez

pero no avanzo

en esta pasmosa agua seca

estéril música muda

muero espantada

el trueno cae en mí

8 comentarios:

F. de P. dijo...

Gusté de la hechura verbal.

Paula Einöder dijo...

Muchas gracias por su comentario. Abrazo

Yo. dijo...

Hola Paula, Thor no podria heberlo plasmado mejor. Estás profunda che, mmmm ta muy bueno, sigo echandole ojo, bacio.

Paula Einöder dijo...

Te agradezco mucho el comentario y que seas un asiduo visitante de mi blog. Abrazote

laveron dijo...

¿o el trueno es usted?
¿cómo es la cosa?
lo otro y lo mismo???

podría ser...

bss!

Paula Einöder dijo...

@laveron: quién decís que es el trueno? interesante cuestión ontológica, si las hay. beso

Su dijo...

Este sería para mí un poema-espejo.

Paula Einöder dijo...

¿O un espejo del poema quizás?