martes, 25 de mayo de 2010

Singularidades

Todos tenemos algo que nos hace especiales, o como dice el título, poseemos singularidades que nos caracterizan y nos diferencian del resto. A la hora de escribir, pienso que todos queremos ser distintos del resto, o dicho de otro modo, que buscamos parecernos lo más posible a nosotros mismos. Siempre me pareció que el tema de encontrar la voz personal era el quid de la cuestión para cualquier escritor. Entiendo que la voz personal quizá tenga más relevancia para un poeta, que para un narrador. Si lo pensamos, veremos que no es tan distinto de lo que sucede con los cantantes líricos; cada cantante tiene una tesitura y un registro determinado, y trabajará su voz hasta que encuentre su modo único y propio de cantar. Así, el escritor debe buscarse en medio de tantas voces que no son las suyas.

Sin embargo, es evidente que escribir es consecuencia del acto de leer, y que leer producirá escritura; es como una dieta, todo lo que comamos determinará en gran parte nuestro cuerpo; del mismo modo nuestras lecturas influenciarán nuestra escritura, esto ya nadie puede dudarlo. La intertextualidad recorre toda la Literatura, y quizá Borges estuviera en lo cierto cuando señaló que existen pocas metáforas; la Literatura se cuenta y recuenta a sí misma desde tiempos antiguos. En algún momento, el escritor novel también participará en este diálogo de textos, aportando su visión, y eventualmente encontrará su voz, su singularidad, a través de recrearse a sí mismo en las voces ajenas.

Posted via web from poesía paulatina

10 comentarios:

Yo. dijo...

Hola!!! Es loco, el otro día mientras desgajaba una mandarina pensaba en algo de eso, va digamos q sí. Me cuestionaba a mi mismo por el hecho de ser tan "manipulable" o para q no suene tan choto, cuestionaba el hecho de que es una realidad de que escribimos en función de lo que leemos, y me di cuenta ni bien terminaba de leer al querido amigo Palleja, quería pornosomatizarme en odas, pero fui valiente y me contuve, pero si, escribimos en función de lo que consumamos in the moment, va por lo menos aso me siento yo, arrastrado a manos y tintas ajenas para convertirlas en propias. Bacio.

Paula Einöder dijo...

totalmente, por eso me resulta válida la analogía de la dieta, es decir, uno debe ser selectivo a la hora de comer; supongo que con las lecturas también es fundamental elegir en función de nuestra subjetividad e intuición. pero como ya sabrás por mis posts, soy del tipo intuitivo, de las que se lanzan tras el conejo blanco en su madriguera, en busca del País de las Maravillas, y hacia allí voy hace años y siglos...abrazo

F. de P. dijo...

Pablo: descárteme tranquilo.
Paula: tema viejo, con el cual no llego a concordar. Me parece que la voz es lo que uno tiene, lo único que tiene. ¿Para qué buscar lo que ya está? ¿No tendría más sentido buscar lo que uno todavía no pudo? ¿O buscar los límites? ¿O la capacidad para disfrazarse? ¿Y para mostrarse de pronto? Mi búsqueda consiste en intentar escribir pornopanfletos y metafísica a partir de la tangerina, pasando por la novela policial y el costumbrismo. Más o menos. Encasíllenme y me pongo a escribir como Benedetti.

Yo. dijo...

Buenas.
Amigo Nacho dejeme decirle que no escapo a sus textos, never, lo que intentaba decirle es que soy, es más sostengo q somos textualmente influenciables fugazmente. Con respecto a ti che Paula, mira salvando las terminales religiosas que pueda contener este pequeño fragmento, creo que es bien interesante, comparto: "Muchas formas toman los sucesos que el cielo ordena, y muchas cosas hecen los dioses contra nuestras esperanzas, y lo que parecía que había de suceder no se verifica, y por obra divina termina felizmente lo que no se aguardaba". Con esto ratifico las influencias son diabólicas y estan ahí, pero por obra del supremo siempre terminamos plasmando nuestras obras textuales, aunque una pisca de influencia, que no influenza, tengamos.
P.D: el susodicho "peeaazzoo" fragmento tiene autor(aunque aseguran que bien podria haberse creado el mismo)y se llama: Federico Baráibar y Zaragoza.

Paula Einöder dijo...

@Yo: Muchas gracias por sus aportes. No conozco al autor de dicho texto, y espero que no sea contagioso como the flu!

@F.de P.: Creo que la búsqueda de la voz personal es todo un tema para los escritores, sobre todo poetas, jóvenes y noveles. Y no creo que sea lo que uno tiene, más bien es lo que uno tendrá, es futuro, es horizonte de posibilidades, es exploración. salud!

laveron dijo...

yo dejé de preocuparme por la mentada voz propia. últimamente, me alcanza con escribir.

ayer fue el homenaje a Amanda Berenguer. Ella cambió el registro varias veces.

los heterónimos de un poeta, por ej, son también variables de registro.

sí, somos lo que leemos pero el tamiz está en el que lee y ese es uno sólo. devendrá su escritura en mera emulación o conseguirá alquimia para algo levemente nuevo. no lo sé. ya no me preocupa "ser original". es más, creo que no lo soy en absoluto.

laveron dijo...

errata: solo y no sólo

José W. Legaspi dijo...

Yo no soy distinto a los demás, como buen plagiario que soy, he logrado ser una mediocre síntesis de ustedes, Paula, Nacho y Laura... de Yo todavía no porque no he leído nada de él, pero ya llegará también el momento sublime de penetrar sus textos y sacar lo mejor/peor de ellos para copiarlos...
De Mí(que no es Yo... es decir de yo, con minúscula, que es como decir mi) diré que cuando escribo (la menor de las veces, pues sino, no tendría tiempo de copiarlos a ustedes)lo hago tratando de recordar lo que he leído, que evidentemente es mejor que cualquier cosa que se me pueda ocurrir... aunque para ser sincero he logrado cosas maravillosas cambiando una coma o agregando puntos suspensivos en lugares donde no los había.
¡Ah!¡Me olvidaba!Quiero hacer un "mea culpa"... no hago dieta, como pura carne roja, embutidos y chacinados varios, lo cuál debe tener media muerta mi pobre imaginación... ¿Mandarinas? Ni loco, con el perdón de Yo y Paula...

Antonio Misas dijo...

Sin embargo, la diferencia con los cantantes líricos, es que los cantantes líricos no son creadores. La comparación sería mas apropiada con los cantantes y compositores modernos.
La escritura, aparte de la voz narrativa o poetíca, también tiene su técnica.
Borges jamás hubiera podido escribir Rayuela y nunca se hubiera acercado a la voz narrativa de Raymond Carver y mucho menos al punto de vista Peter Handke, por poner algunos ejemplos.
Abrazos

Manuel Yagüe Manzanares dijo...

Estoy de acuerdo en que la voz en el narrador es fundamental. Por eso reconocemos a algunos escritores, la personalidad de su voz los diferencia de Ken Follet. Lo más difícil que hay en la literatura es hacer explotar esa voz que nos permite decir lo nuestro y resultar interesantes, porque lo más habitual es que al empezar a escribir uno escriba copiando, pero sin ninguna originalidad los tópicos de la literatura. Por supuesto las lecturas son fundamentales, por el mero hecho de que si leemos a los malos escribiremos como los malos. Pero es fundamental darse cuenta de que hay que estar constantemente quitando a la escritura de uno ropas y maquillajes, para dejarla desnuda de las voces de otros. Luego si querremos le ponemos ropas, y maquillajes, pero de nuestra cosecha. Emulando a Tolstoi: los buenos escritores se parecen a si mismos. los malos escritores se parecen todos un montón.

Por cierto, soy Manuel Yagüe, y puedes visitarme en mi blog http://unareflexionenmarcha.blogspot.com