lunes, 21 de septiembre de 2009

pesadilla II

Existe eso de "Tú puedes ser tu peor enemigo" y creo que esto bien se puede aplicar a la noción de pesadilla: "Tú puedes ser tu peor pesadilla". Me parece que indudablemente todos hemos sentido esto alguna vez: que nosotros somos nuestra propia pesadilla andante. Claro, muchas veces son los otros, pero la mayoría de las veces creo que nosotros mismos llevamos la de ganar todos los premios en el concurso de las peores pesadillas. Cada uno es su pesadilla, única e irrepetible ¡vean el morbo en eso! ¡Nada lo supera!

5 comentarios:

Casa de Poesia dijo...

Oh sí, cuando tenés razón, tenés razón.

nolandsman dijo...

sad, but true...

Hebert Zarrizuela dijo...

Estuve mirando tu blog, y me alegró encontrar poesía uruguaya deslindada de hermetismo.
Un saludo desde Minas, Lavalleja.

Paula Einöder dijo...

Hola Hebert, me alegro por tu comentario! Creo haber entendido el significado que le das al término hermetismo. Estaría interesante hablar más de este tema!
Saludos.

Bernardo dijo...

La influencia que ejercen los demás en nosotros es directamente proporcional a la que nuestra mente permite que se produzca. Por eso, estoy de acuerdo contigo en que uno mismo puede ser el más pesado de los malos sueños. Nuestra peor pesadilla es hacerle caso a la mente en todo. Hasta en las cosas buenas siempre es mejor que decida el corazón.